ataxia

¿Qué es la ataxia?

Se trata de la falta de control muscular, dificultad para realizar movimientos precisos, para mantener el equilibrio o falta de coordinación de los movimientos voluntarios, como caminar o recoger objetos.

Como signo de una condición subyacente, la ataxia puede afectar a varios movimientos y crear dificultades en el habla, el movimiento de los ojos y la deglución. La ataxia persistente suele ser el resultado de un daño en la parte del cerebro que controla la coordinación y el movimiento muscular (cerebelo). 

Muchas afecciones pueden causar ataxia, incluyendo el abuso de alcohol, ciertos medicamentos, accidentes cerebrovasculares, tumores, parálisis cerebral, degeneración cerebral y esclerosis múltiple. Por lo tanto, la ataxia no es una enfermedad en sí misma, sino un síntoma característico de más de trescientos procesos degenerativos.

Genes defectuosos heredados también pueden causar la afección. Significa que el paciente con ataxia ha heredado dos genes afectados, uno de cada uno de los padres, para que la enfermedad se desarrolle. Los síntomas comienzan comúnmente entre los 5 y 15 años, pero en raras ocasiones pueden aparecer tan pronto como a los 18 meses o tan tarde como a los 30 años de edad.

El tratamiento de la ataxia dependerá de la afección que la causó. Los dispositivos adaptativos, como caminadores o bastones, pueden ayudar a conservar la independencia del paciente. La fisioterapia, la terapia ocupacional, la terapia del habla y el ejercicio aeróbico regular también son útiles.